Meditación - atención plena

La meditación exige trabajo mental y físico (postura, respiración...). Ayuda a interiorizar y profundizar experiencias, lecturas, noticias...

Pensar con profunda atención sobre algo para comprenderlo o hacerlo nuestro. Incluye no solo activar la mente, es importante el cuerpo la respiración. Meditar sobre un hecho, sobre un texto,... implica releerlo, volver sobre él una y otra vez no solo para comprenderlo sino para integrarlo y asumirlo. Permite dejar pasar las primeras ideas menos novedosas y rumiadas, no envolverse en las emociones más viscerales. No es atascarse en argumentos culpabilizadores, limitantes o destructivos, sino dominar y controlar las ideas para tomar distancia de expectativas, juicios, sentimientos y actitudes negativas aniquiladoras orientando nuestro pensar hacia el bienestar, hacia nuestro ser y fin más elevado.