Diálogo

Dialogar es aprender a abrirse al otro, aprende a modificar nuestros comportamientos, opiniones, acoger nuevas visiones. Al dialogar salgo de mi mundo privado y buscamos un mundo común.

La preguntas por el sentido no solo surgen en el pensar individual, muchas veces se suscitan en el diálogo, al igual que el contagio de ideales o descubrir y valorar la vida. Dialogar es escuchar al otro, estar pendiente de sus palabras, pensar en ellas, buscar su verdad, tenerla en cuenta… y dejar que se introduzca en nuestra vida. Hay una estrecha unión entre el diálogo con el otro y con uno mismo, sólo el que tiene valor para el auténtico encuentro con los otros está en disposición de encontrarse consigo mismo. Salir de mi mismo, asomarme a otros, entrar en ellos, multiplicar puntos de vista, es enriquecerse humanamente, dilatar el horizonte, crecer personalmente.