EN SUS BRAZOS

"Debemos dejarnos llevar dulcemente en sus brazos, poner en su seno nuestras inquietudes, nuestras penas, nuestras quejas y unirnos a él, más que nunca, por los lazos de un indisoluble amor"

(J. Mª. de la Mennais)